lunes, 7 de noviembre de 2011

Reflexión de un "no-muerto"

 Dice una amiga, a la cual respeto, que los salvajes y despiadados rebeldes, partícipes de la ceremonial paliza sufrida por Gadafi tras ser obsequiados con un “jaque mate divino” por no decir abiertamente “antojo cruel de nuestro Alá”, inyectaron dolor entre el fusil y las manos para quitar el sanguinario cardo de cuatro décadas apocalípticas. Incluso, fue objeto de la rebeldía, depurar la memoria ante la violación de la bandera, ya profanada por el autoproclamado "mesías" al justificar su odio. No sé si la muerte incluye sobrenombres tan redundantes como el poder.  Este, sólo cambia de cuerpo e idioma. Seguro mi amiga sería necesaria para el hombre vivo, en múltiplos o más. Corazón tan latente y atrevido como el suyo, que guarda compasión a borbotones pero nada de rencor, es difícil de conseguir, aún inmerso en las prisas de un trasplante. No fueron fabricados en serie. Yo no fui capaz de forzar lágrima alguna ante la caída de este depredador, tampoco la risa se me escapó cuando mi inquisidor particular intentó romper su infinita línea de discurso con un chiste (revolucionario) y, aunque fui reprimido por los directores, las tantas veces que no aplaudí nuestra desgracia, jamás bajé la cabeza.
  Yo nací en el país del “nunca serás”, tal vez por eso llevo en la mente veinte años más de los que aparento. Logré escapar subido en la piedra que lanzó David, pero la cagué mientras caía o todo estaba jodido.  Goliat persiste en su minuciosa y aplastante labor dondequiera que intento esconderme.  Él me pisotea junto a la carne del resto.
 Para responder a mi amiga, sin ánimo de asustar, en las fotos de refrigerio (tragadas en CNN: los imparciales) encontré en la periferia del mal (Gadafi y todos los Olivos), zonas de piel desprovistas de marcas, vejaciones, cigarro apagado o soplete encendido.  No imagino más, ya que puedo desvelarme…  Pero desde mi humilde morada, he querido deleitar las botas nuevas: "Mustang 49.99 euros" en la venganza simbólica referente a mi origen de oprimido.
 De pequeño justifiqué mi vocación hacia la medicina veterinaria, en el deseo quirúrgico pero gratificante, que consistía en el dominio de las técnicas adecuadas para realizar la castración.  No usé animales aunque sí, tiré alguna piedra.  Mi paciente a tratar era aún más seductor, por eso me reservé.  Lamentablemente no conseguí llevar a cabo mi plan, que para algunos aborrecedores de la vida era inapropiado, mucho… tanto, que mi madre tuvo que dar las elocuentes y marcadas justificaciones que, entre gritos, el bombillo de la sala oscura arrancó.
 La muerte prefiere ocho meses de sangre y pánico, (para quien no abandona su hogar) a un catarro.  El insecto resiste en el sótano si este significa limbo, maldición, sobrevivir… y el objetivo de exterminar: borrar cada opositor desde la alcantarilla, el palacio o la isla.  ¡Vivir por matar es vivir!
  Mi amiga, que es de los confiados en la muerte del gigante, no restringe su sueño ni voltea la cabeza cuando camina. Ella de claustrofobia tiene poco. No sabe que aquí, en el balcón del mundo, también escalamos la cuerda de humo que desprende la vela, y es fácil caer aún más bajo en esta comedia sin gracia, que suponiendo que exista, sólo nos atribuye el pecado.
  El pecador, (según mi iris) no es la persona que se ajusta al concepto que enseñan en las escuelas.  Creí que solamente se les llamaba así en mi isla. Para mí, “pecador” no es más que un muerto: camina, paga impuestos, sangra, ah, y también vota de una forma democrática, ya que la montaña rusa es lo suficientemente perversa para asegurar el suicidio. Algunas son más efectivas que otras.  También las hay de largo o corto plazo, pero si no se detienen desde nuestra famélica muerte, el producto es abominable. Así, sin más, me dispondré a clasificar desde mi tumba, el color de nuestra linfa en estrecha relación con la muerte, los muertos vivos y el sentido común.
  Muchos entienden por Muerte, la imagen espectral denominada "Parca", de la cual el cine ha puesto en taquilla cientos de veces, a la espera de la tan codiciada estatuilla bañada en oro, estupenda para remplazar el supositorio, que muchos, desde su modesta homosexualidad, lo consideran un objeto desechable comprado en las tiendas de souvenir. Confío que sea estimulante. Sobre “La Parca”: ¿va el mito más allá de Disney Marca Registrada? Sí, es nuestro babe, la virtud más definida que podemos encontrar frente al espejo.
 La Muerte, para quien no sepa el significado de "Parca", pero sí, el mecanismo de acción del gatillo o más contagioso aún: la forma de lamer la bota del criminólogo, del asesino o dictador. Esos, que con tal de poner calabazas a las velas o velas a la foto del hijo que habló de más de la mujer  que lloró  muy  alto  al  ser violada (contra-natura), aplauden la actuación del flagelo, que mientras entra y entra, ellos aguantan la pata. Justificando su dosis de cobardía en una ultrajante verdad, no dan más al amo porque las moscas no saben nadar.
 He analizado la psicología del malvado o vecino vivo, tan audaz que sólo es diferenciable el tiempo restante de no-vida cuando toca a nuestra puerta. Depende del grado de aclamación que reciba: medio, medio alto hasta ser nombrado Dios, o es Dios mismo quien lo bendice y tira las bragas al escenario.  Entonces, la puerta deja de ser acariciada con el intrigante campaneo al ser sucedida, perforada y derribada por la última visita.
  "Muertos": amplio abanico de sustancias que, fuera del conocimiento general y a modo de sistema preventivo de sustos o fobia, el humano anormal (tipo de muerto que explicaré cuando regrese inspirado de la ventana) ha concebido como “espíritus”.  Así el abuelo, víctima de un corazón frágil, mueve el sillón bajo la esotérica mirada del crédulo, quien refiere desde su acostumbrado sentir, un escalofrío o beso eléctrico cuando sobre-ocupa el desgastado cojín sin dueño.  No creo que el alma del abuelo mantenga su consumo de viagra o estimulantes, ya que a los sesenta años dejó de utilizar su apéndice y sería muy relevante que un culo, no más vivo que el crédulo, despertara la espina dorsal que etérea balancea el sillón.
 También están los muertos de las fiestas, los cuales recogemos en camposanto para llevar hasta el pulmón de la ciudad.  ¡Qué sarcasmo!  La cara se debe pintar para ser surrealista.  Aconsejo los pigmentos grises, verdes y azules, pero no el rojo sangre, tampoco el amarillo hepático...  Para una ocasión en que la muerte resulta divertida, recomiendo un buen disfraz.
  He expuesto dos tipos de muertos: esos que atormentan rara vez o nunca.  Ahora hablaré de los otros: los vivientes.  Atención: no entran en esta lista quienes, a fin de mes, la crisis, el novio de su hija, (inquilino con boca y adicto al letargo de la ducha, mas no pone un tornillo ni enciende la calabaza en Halloween). Tampoco aquel que disfruta metiendo en su nariz el tuétano de los colombianos, además de mantener viva a la puta, al tabernero y esporádicamente al marica gracias a la iglesia o al gobierno, tal margen de vida sólo hará que me distraiga, a ellos, no les falta insulina y mucho menos aire.  Cosa que me alegra. La envidia que siento cuando los veo me recuerda que pude nacer vivo.

 Para terminar la definición del concepto "muerto" antes que los insectos reciclen mi materia, que por desgracia no tiene muchos usos más allá de la muerte, divagaré sobre los más comunes pero siempre barridos estadísticamente hacia la alfombra.  Nosotros recibimos la casta de "no-muertos" aunque, también, la de "muertos vivientes" en su forma más guay, la americana, que desde su experiencia nos llamó "zombis".
 El muerto en vida es natural del planeta tierra.  Su propagación, que en principio corría de manos con la codicia de los vivos, se escapó y ahora se transmite de un muerto viviente a otro hambriento.  El producto de esta fórmula recae en el “zombi”, el penúltimo eslabón, ya que el broche a esta encadenada esclavitud, soy yo.  Seguramente mi insignificancia en cuanto a producción bruta, la cual no llama a los vectores del virus dólar, o euro (nombre genérico: papelito zombificante) me permita disponer de tres - cuatro horas (no pagadas quizás por ser el muerto más menudo, pero sí sufriente) para relatar la actualidad del “no-hombre” mientras me burlo en un ataque de ansiedad.  Se ha acabado el tabaco y eso hace la muerte aún más dolorosa. Además, añado a mis heridas la cuenta creciente de sobrantes, los cuales tampoco nacieron vivos, ni siquiera tienen la desgracia de sufrir su siempre rentable condición de oferta petrolífera (para el vivo… siempre para el vivo) que asciende a mil negros o blancos por barril.  Son las violetas crecidas en dietética hambruna, que ya desbordan desde el sur hacia el norte, como si devolviesen las bolsas de chuches o excrementos, el espejo roto que recibió el indígena a cambio de maíz o el óxido que dejaron las cadenas en los cuellos, cuando no se conocía la duración de vivir muriendo, y tampoco la intención de aquellos magnates que guardan billones en cajas de
metal (CHANEL)  y necesitan inmensos palacios donde disipar el fétido olor de sus costumbres o una cama grande, repleta de chiquillas masturbándose frente su imaginación porque el peso del dinero oprime su diminuta polla.


 Reutilizo el dictador, el olivo, la marcha de armamento de quien sabe o teme el mal que siempre hace entre los aplausos de hormigas (también no-muertas) las cuales prefieren callar su voz ante el contraataque del cañón, para no dejar “salir” a su familia de esta discrepante protección que sólo protege de la verdad.   Y no se confundan: ¡no es la de los vivos!  Por eso se dirigen a la plaza (tantas plazas como profetas) para juntar las manos y recoger el semen, para frotarlo en las caras: unos a otros.  En este caso, reitero su condición de no-muertos, errantes en esta puta vigilia, los cuales, según el grado de infección pueden elegir o no, qué color hace juego y es más propenso o cercano a la mierda, pero esta es la misma.

 Confío que Internet le separe las pestañas a mi amiga, además de propagar parte de mi muerte, antes que vengan a arrebatarme de la fiesta de artrópodos, que me digieren lentamente por ser mierda de buena calidad (buscar mi certificado de autenticidad en los archivos del INEM) y extraer de la ley natural "El sentido común" el cual, por suerte para vos, asfixiado en mi protuberante perfume (azufre de zombi), cierra mi garganta y me entierra para siempre. Digamos que es un logro mutuo mientras que la revolución no lo escuche y también se lo quiera adjudicar.
El sentido común le dice al muerto viviente: “¡Jódete!”
El muerto le dice al vivo: “Te espero”.
Y el vivo… el vivo llegó con ansias de ser eterno.

2 comentarios:

  1. Lástima de letra tan pequeña para un contenido tan grande!!!

    ResponderEliminar
  2. ya está!hace poco vi el editor!ni yo le veía :P

    ResponderEliminar